top of page

Search Results

21 elementos encontrados para ""

  • Our Vision | Calvary Baptist Church | Horn Lake, MS

    permanecer.pertenecer.conectar. NUESTRA VISIÓN Hay tres áreas en la vida de Cristo que todo cristiano debe conocer para ser un fiel seguidor de Jesús. PERMANECER : Primero, cada seguidor de Cristo debe tener una relación amorosa con el Padre. Cuando examines la vida de Cristo, verás que Él no hizo nada aparte de Su relación con el Padre. Hubo momentos en que Jesús se retiraba para estar a solas con el Padre porque era un tiempo tan cercano y personal que Jesús no lo compartiría con nadie. Otras veces, Jesús oraba al Padre abiertamente en presencia de otros para que su relación pudiera verse visiblemente. ¡Oh, cómo amaba al Padre! Jesús se sometió a la voluntad del Padre siendo obediente hasta morir en la cruz. La obediencia de Cristo fue el resultado de su relación de amor con el Padre, no de la obligación de hacerlo. Jesús nos enseña que nuestra relación con Dios debe ser de prioridad y amor personal. PERTENECER : Segundo, cada seguidor de Cristo debe tener una relación amorosa con otros creyentes. Cuando una persona entra en una relación con Dios a través de Jesucristo, es adoptada en la familia de Dios. Llamamos a esta familia la Iglesia (o novia, o cuerpo) de Cristo. Cuando estudias la vida de Cristo verás que no solo tuvo una relación íntima con el Padre, sino que también tuvo una relación íntima y cercana con sus discípulos. Jesús pasó la mayor parte de su tiempo con aquellos que lo amaban. Los hombres con los que Jesús pasó la mayor parte del tiempo no eran perfectos, pero eran genuinos en su fe hacia Cristo. Sus vidas estuvieron marcadas por la lealtad y el amor, y era evidente que Jesús era el Señor de sus vidas. En Hechos 2, vemos que en un día, 3000 personas dieron su vida a Cristo y fueron “añadidas a la Iglesia”. Inmediatamente después de su decisión de seguir a Jesús, fueron puestos en comunidad con otros creyentes. Aquí, continuaron cada día creciendo en su fe y amor hacia Dios y entre ellos. Desde el principio de los tiempos, Dios dijo que "no es bueno que el hombre esté solo", por lo que Dios creó a otros para tener una relación. Desde entonces, la gente ha vivido y anhelado relaciones. La conexión con otros creyentes en comunidad es necesaria para el crecimiento espiritual y el cumplimiento de los propósitos de Dios para Su Iglesia. Esto nos lleva a la tercera área en la vida de cada cristiano. CONECTAR : Todo seguidor de Cristo debe tener una relación amorosa con los que no creen. Jesús fue enviado a la tierra por el Padre “para buscar y salvar a los que se han perdido”. La misión misma de Cristo fue venir a la tierra y morir en la cruz para que la gente en todas partes pueda confiar en Él. Si invocan Su nombre, encontrarán el perdón de los pecados y entrarán en un relación con el Padre. Jesús cumplió esta misión al morir en la cruz y resucitar de entre los muertos tres días después. Jesús comisionó a sus discípulos que ellos también debían “ir por el mundo y predicar el evangelio a todos los pueblos”. Así como el Padre envió a Jesús para salvar al mundo, Jesús ha enviado a cada creyente a compartir las buenas nuevas de Jesucristo. Esa buena noticia es que Jesús vino como Dios en la carne para quitar los pecados del mundo y que el mundo, a través de Él, puede ser salvado del infierno y pasar una eternidad separado de Dios. El plan de Dios para alcanzar al mundo es a través de Su iglesia. Jesucristo cambió el mundo al usar un pequeño grupo de hombres comunes que estaban enamorados de Él y en sociedad entre sí. Se dieron cuenta de su misión y de que Dios, a través de ellos, llevaría a cabo Su plan para salvar al mundo. Lo mismo es cierto hoy. Dios está usando personas comunes que están enamoradas de Dios y en asociación con otros creyentes para llevar las buenas nuevas de Jesús al mundo. ¡El plan de Dios es usar a las personas para alcanzar a las personas! Nuestra congregación se alimenta de una firme creencia en las enseñanzas de nuestro Señor, y cuando estamos unidos bajo el Espíritu Santo de Dios - nos convertimos en uno. Te invitamos a unirte a nuestra comunidad y descubrir el poder de Dios en tu vida.

  • VBS | Calvary

    STUDENT REGISTRATION Register your child for VBS here! SIGN UP *Special needs class available

  • Thank You - Meal | Calvary

    ¡Gracias! Te veo el miércoles Regresar a la página principal

  • Resources | Calvary Baptist Church

    ¡Haga clic aquí para más información! CBC Discipleship Guide

  • Resources | Calvary

    En esta página albergaremos varios recursos beneficiosos para nuestra familia de la iglesia. Handout April 16 2023

  • Sermons | Calvary

    Todos nuestros sermones se transmiten en vivo y se almacenan en Facebook y YouTube. Consulta nuestras publicaciones más recientes debajo.

  • Salvation | Calvary

    How to receive salvation Cómo recibir la salvación

  • Give Online | Tithes and Offerings | Calvary Baptist Church

    Haga clic en el botón de abajo para dar tus diezmos y ofrendas o contribuir a varios fondos del ministerio

  • What We Believe | Calvary

    CREEMOS YO DIOS Hay un Dios vivo y verdadero, el creador del universo (Éxodo 15:11; Isa. 45:11; Jer. 27:5) . Él se revela en la unidad de la Deidad como Dios el Padre, Dios el Hijo, y Dios Espíritu Santo, que son iguales en toda perfección divina (Éxodo 15:11; Mate. 28:19; II Cor. 13:14). A. DIOS EL PADRE es el gobernante supremo del universo. él providencialmente dirige los asuntos de la historia de acuerdo con los propósitos de Su gracia (Gén. 1; Sal. 19:1; Sal. 104; heb. 1:1-3). B. DIOS EL HIJO es el Salvador del mundo. Nacido de la virgen María (Mat. 1:18; Lucas 1:26-35) , declaró su deidad entre los hombres (Juan 1:14, 18; Mateo 9:6) , murió en la cruz como único sacrificio por el pecado (Filipenses 2:6-11) , resucitó corporalmente de la tumba (Lucas 24:6, 7, 24-26; 1 Cor. 15:3-6) , y ascendió de regreso al Padre (Hechos 1:9-11; Marcos 16:19). Él está a la diestra del Padre, intercediendo por los creyentes (Rom. 8:34; Heb. 7:25) y pronto regresará para llevar a los creyentes a casa (Hechos 1:11; I Tes. 4:16-18). C. DIOS EL ESPÍRITU SANTO es la presencia manifiesta de la deidad. Él convence de pecado (Juan 16:8-11) , enseña verdades espirituales según la Palabra escrita (Juan 16:12-15) , mora permanentemente en los creyentes (Hechos 5:32; Juan 14:16, 17, 20, 23) , y confiere a cada creyente en la conversión la capacidad de prestar un servicio espiritual eficaz (I Pedro 4:10, 11). Para mayor referencia, vea la Sección II de 2000 Baptist Faith & Mensaje y la Sección I de la Declaración Doctrinal de la BMAA. II. LAS ESCRITURAS UN. Las Escrituras son la revelación infalible, inerrante e inspirada de Dios, completa en el Antiguo y Nuevo Testamento, escritas por hombres divinamente inspirados al ser movidos por el Espíritu Santo (II Timoteo 3:16; II Pedro 1:21). Esos hombres no escribieron en palabras de humanos sabiduría, sino con palabras enseñadas por el Espíritu Santo (I Cor. 2:13). B. Las Escrituras proporcionan la norma para la fe y la práctica del creyente (II Tim. 3:16, 17) , revelan los principios por los cuales Dios juzgará a todos (Heb. 4:12; Juan 12:48) , y expresar la verdadera base de la comunión cristiana (Gálatas 1:8, 9; II Juan 9-11) . Para mayor referencia, vea la Sección I de Baptist Faith & Mensaje (2000), Sección II de la Declaración Doctrinal de la BMAA y la Declaración de Chicago sobre la Biblia Inerrancia (1978). tercero CREACIÓN A. EL MUNDO – Dios creó todas las cosas para Su propio placer y gloria, como revelado en el relato bíblico de la creación (Gén. 1; Apoc. 4:11; Juan 1:2-3; Col. 1:16). B. LOS ÁNGELES – Dios creó una innumerable hueste de seres espirituales llamados ángeles Los santos ángeles adoran a Dios y ejecutan Su voluntad; mientras los ángeles caídos sirven a Satanás, totalmente opuesto a los propósitos de Dios (Col. 1:16; Lucas 20:35-36; Mateo 22:29-30; Sal. 103:20, Judas 6). Satanás es una persona más que una personificación del mal (Juan 8:44) , y él con sus demonios se opone a todo lo que es verdadero y piadoso al cegar a los incrédulos al evangelio (II Corintios 4:3, 4) , tentar a los santos a hacer el mal (Efesios 6:11; I Pedro 5:8) , y pelear contra los Hijo de Dios (Gn. 3:15; Ap. 20:1-10). C. HOMBRE – Dios creó al hombre a Su propia imagen. como obra cumbre de creación, toda persona tiene dignidad y valor y merece el respeto de todas las demás personas (Sal. 8; Génesis 1:27; 2:7; Mateo 10:28-32). D. GÉNERO – Creemos que Dios ha establecido el matrimonio como un relación exclusiva entre un hombre y una mujer, y que toda intimidad sexual actividad fuera de la relación matrimonial, ya sea heterosexual, homosexual o de lo contrario, es inmoral y por lo tanto pecado (Gn. 2:24-25; Ex. 20:14, 14, 17, 22:19; Lev. 18:22-23, 20-13,15-16; Mate. 19:4-9, 9; ROM. 1:18-31; 1 Cor. 6:9-10, 15-20; 1 Timoteo 1:8- 11; Judas 7). Creemos que Dios creó la raza humana hombre y mujer y que todos conducta con la intención de adoptar un género diferente al género de nacimiento es inmoral y por tanto, pecado (Gén. 1:27; Deut. 22:5). Nuestras opiniones sobre el género se reflejan aún más en la Declaración de Nashville del Consejo sobre la masculinidad y la feminidad bíblicas (2017). IV. DEPRAVACIÓN Aunque el hombre fue creado a la imagen de Dios (Gén. 1:26; 2:17) , cayó por pecado y esa imagen fue estropeada (Rom. 5:12; 1 Cor. 11:7; Ef. 4:24; Col. 3:10) ; el es asi bajo la influencia del diablo, y carece de todo poder para salvarse a sí mismo (Efesios 2:1-3; Juan 1:13). La naturaleza pecaminosa ha sido transmitida a cada miembro de la raza humana, el hombre Solo se exceptúa a Jesucristo (Rom. 3:23; I Pedro 2:22). Debido a la naturaleza pecaminosa, el hombre no posee vida divina y es esencial e inmutablemente depravado aparte de gracia divina (Rom. 3:10-19; Jer. 17:9). v SALVACIÓN A. EL SIGNIFICADO DE LA SALVACIÓN – La salvación es la obra misericordiosa de Dios por el cual Él libera a los pecadores que no lo merecen del pecado y sus resultados (Mateo 1:21; Efesios 2:8, 9). En la justificación, Él declara justos a todos los que ponen fe en Cristo como Salvador (Rom. 3:20-3:22) , dándoles libertad de condenación, paz con Dios y plena seguridad de glorificación futura (Romanos 3:24-26). B. EL CAMINO DE LA SALVACIÓN – La salvación se basa enteramente en la gracia de Dios aparte de las obras (Tito 3:5; Efesios 2:9). Cualquiera que ejercite el arrepentimiento para con Dios y la fe en el Señor Jesucristo serán salvos (Hechos 16:30-32; Lucas 24:47; Rom. 10:17). C. LA PROVISIÓN DE SALVACIÓN – Cristo murió por los pecados de todo el mundo, efectivo para todos los que se arrepienten y creen (Juan 1:29; 3:16; I Juan 2:1, 2). a través de su sangre, la expiación se hace sin acepción de personas (I Tim. 2:4-6). Todos los pecadores pueden ser salvos por esta provisión de gracia (Hebreos 2:9; Juan 3:18). D. EL PROPÓSITO DE LA SALVACIÓN – La elección es el acto soberano de Dios por el cual Él otorga su misericordia de salvación a todos los que Él ha elegido en Jesucristo antes de la fundación del mundo, según su previo conocimiento (Efesios 1:3-5: I Pedro 1:1-2). Está consistente con la soberanía de Dios y el libre albedrío del hombre (Ef. 1:11-14). Elección exige la predicación del evangelio a toda criatura, la convicción de los pecadores por la Espíritu Santo, y la creencia de la verdad por cada pecador arrepentido (Mateo 28:18-20; Marcos 16:15). Dentro de nuestros límites finitos de comprensión, los pecadores son libres de aceptar o rechazar La misericordia ofrecida por Dios (Juan 1:11-12). Para mayor referencia, véase la Sección IV de la fe bautista y Mensaje 2000 y Sección VI de la Declaración Doctrinal de la BMAA. VI. SANTIFICACIÓN Todos los creyentes son apartados para Dios (Hebreos 10:12-14) en el momento de su regeneración (I Corintios 6:11). Deben crecer en la gracia (II Pedro 1:5-8) al permitir que el Espíritu Santo para aplicar la Palabra de Dios a sus vidas (I Ped. 2:2) , conformándolos a la principios de justicia divina (Rom. 12:1, 2: I Tes. 4:3-7) y haciéndolos participantes de la santidad de Dios (II Cor. 7:1; I Ped. 1:15,16). VIII. SEGURIDAD Todos los creyentes están eternamente seguros en Jesucristo (Juan 10:24-30; Rom. 8:35-39). Son nacidos de nuevo (Juan 3:3-5; I Juan 5:1; I Pedro 1:23) , y son habitados por el Espíritu Santo (Rom 8:9; I Juan 4:4) , asegurando su perseverancia en las buenas obras (Efesios 2:10). Un especial la providencia vela por ellos (Rom. 8:28; I Cor. 10:13) , y son guardados por el poder de Dios (Filipenses 1:6; 2:12, 13; I Pedro 1:3-5; Hebreos 13:5). Para mayor referencia, la Sección V de la fe bautista y Mensaje 2000 y Sección VIII de la Declaración Doctrinal de la BMAA. VIII. LA IGLESIA A. LA NATURALEZA DE LA IGLESIA – Una iglesia del Nuevo Testamento es una congregación local (Hechos 16:5; I Cor. 4:17) de creyentes bautizados en Jesucristo (Hechos 2:41) que están unidos por pacto en la creencia de lo que Dios ha revelado y en obediencia a lo que Él ha mandado (Hechos 2:41, 42). B. LA AUTONOMÍA DE LA IGLESIA – Ella reconoce a Jesús como su única Cabeza (Ef. 5:23; Col. 1:18) y la Santa Biblia como su única regla de fe y práctica (Isa. 8:20; II Tim. 3:16-17) , siendo bíblicamente de naturaleza congregacional (Hechos 20:28; Heb. 13:7, 17, 24). C. LA PERPETUIDAD DE LA IGLESIA – Instituida por Jesús durante su vida personal ministerio en la tierra (Mateo 16:18; Marcos 3:13-19; Juan 1:35-51) , las verdaderas iglesias tienen continuó hasta el presente y continuará hasta que Jesús regrese (Mat. 16:18; 28:20). D. LAS ORDENANZAS DE LA IGLESIA – Sus dos ordenanzas son el Bautismo y la Cena del Señor. El bautismo es la inmersión en agua de un creyente como confesión pública de su fe en Jesucristo, en la obediencia gozosa al ejemplo dado por Cristo (Mateo 28:19, ROM. 6:4). La Cena del Señor es el compartir sagrado del pan de la comunión y el copa de bendición por la iglesia reunida (Hechos 20:7) , como señal del Nuevo Pacto (Lucas 22:20) y un memorial del cuerpo crucificado y la sangre derramada de Jesucristo (Lucas 2:19, 20; 1 Cor. 11:23-26). Ambas ordenanzas deben ser administradas por la autoridad de un Iglesia del Nuevo Testamento (Mat. 28:18-20; I Cor. 11:23-26). E. LOS OFICIALES DE LA IGLESIA – Los pastores y diáconos son los oficiales permanentes ordenado divinamente en una iglesia del Nuevo Testamento (Filipenses 1:1). Cada iglesia puede seleccionar hombres de su elección para ocupar esos oficios bajo la dirección del Espíritu Santo (Hechos 6:1-6; 20:17,18) de acuerdo con los requisitos divinamente dados (I Tim. 3:1-13). PASTORES (ancianos, obispos, supervisores) están autorizados para supervisar y enseñar el iglesias bajo el Señorío de Jesucristo (Hechos 20:28; Heb. 13:7, 17, 24: I Pedro 5:1- 4). Cada iglesia es responsable de seguirlos como ellos siguen a Cristo (I Corintios 11:1; I Tes. 1:6: Heb. 13:17) y proporcionarles un sustento para que puedan cumplir con sus ministerios (I Tim. 5:17-18; Fil. 4:15-18; 1 Cor. 9:14). Los pastores son iguales en el servicio de Dios (Mateo 23:8-12). LOS DIÁCONOS (ministros, siervos) son siervos de las iglesias y asistentes de las pastores, particularmente en ministerios benéficos. Cada iglesia puede seleccionar sus propios diáconos según sus necesidades, y ninguna iglesia está obligada por el acto de otra iglesia en ese selección (Hechos 6:1-6). F. EL MINISTERIO DE LA IGLESIA – Su misión es hacer discípulos a todas las naciones predicar el evangelio (Mateo 28:19; Lucas 24:45-47) , bautizar a los que creen (Hechos 2:41; 8:12: 35-38) , y madurándolos mediante la instrucción (Mateo 28:20; Hechos 2:42) y disciplina (Mat. 18:17, 18; I Cor. 5:1-5). G. LA COMUNIÓN DE LA IGLESIA – Ella es libre de asociarse con verdaderas iglesias en promover la fe (II Cor. 11:8; Fil. 4:10, 15, 16) pero es responsable de mantenerse de aquellos que sostienen doctrinas o prácticas contrarias a la Sagrada Escritura (Gálatas 1:8-9; I Juan 2:19). En asociación con otras iglesias, cada iglesia es igual y es el único juez de la medida y método de su cooperación (Mateo 20:25-28). En todos los asuntos de política y práctica, la voluntad de cada iglesia es final (Mat. 18:18). Para mayor referencia, ver las Secciones VI y XIV de la Fe Bautista y Mensaje 2000 y Sección IX de la Declaración Doctrinal de la BMAA. IX. AUTORIDAD CIVIL El gobierno humano fue instituido por Dios para proteger a los inocentes y castigar la culpa. Está separado de la iglesia, aunque tanto la iglesia como el estado ejercen ministerios complementarios en beneficio de la sociedad (Mateo 22:21). Los cristianos deben someterse a la autoridad del gobierno bajo el cual vivir, obedeciendo todas las leyes que no contradigan las leyes de Dios, respetando a los oficiales de el gobierno, pagando impuestos, prestando el servicio militar y orando por el bienestar de los nación y sus líderes (Romanos 13:1-7; I Pedro 2:13, 17; I Timoteo 2:1,2). Pueden votar, mantener cargo y ejercer influencia de acuerdo con los principios de la Sagrada Escritura. La autoridad civil no debe interferir en asuntos de conciencia ni perturbar la instituciones de religión (Hechos 4:18-20) , sino que debe preservar para cada ciudadano el libre ejercicio de sus convicciones religiosas. Las iglesias no deben recibir subsidios del gobierno, pero deben ser exentos de impuestos sobre la propiedad y el dinero utilizados para el bien común a través de adoración, educación o benevolencia. Para mayor referencia, véanse las Secciones XVI y XVII de la fe bautista y Mensaje 2000 y Sección X de la Declaración Doctrinal de la BMAA. X. ÚLTIMAS COSAS A. REGRESO – Nuestro Señor resucitado regresará personalmente en forma corporal para recibir a Su redimido para sí mismo. Su regreso es inminente (I Tes. 4:13-17; Apoc. 22:20). B. RESURRECCIONES – Después del regreso de Jesús, todos los muertos resucitarán corporalmente, cada en su propio orden; los justos muertos en “la resurrección de vida” y los impíos muertos en “la resurrección de condenación” (Juan 5:24-29; I Cor. 15:20-28). C. JUICIOS – Antes del estado eterno, Dios juzgará a todos para conferir recompensas o consignar al castigo (Mateo 25:31-46: II Corintios 5:10; Apocalipsis 20:11-15). Cristo juzgará (Juan 5:22; Rom. 2:16; 1 Cor. 1:8; 5:5; 2 Cor. 1:14; Fil. 1:6, 10; 2:16), y Él juzgará a todos ( Ecl . 12:14; Mat. 16:27; Hch. 10:42; Rom. 14:10; 2 Cor. 5:10; 2 Tim. 4:1; 1 Pedro 4:5; Juan 5:22) – los impíos están destinados a un juicio final (Heb. 4:13; 2 Pedro 2:9-11; Apocalipsis 6:17, 20:11-15) , mientras que los creyentes serán justificados en Cristo (Juan 3:36; ROM. 2:6-8, 8:1; Fil 1:1; 1 Juan 4:17; Apocalipsis 20:10-11) , gozándose de su venida (Ef. 4:30; 2 tim. 4:8; 1 Pedro 1:13; heb. 9:27-28). ​ D. ESTADOS ETERNOS – El cielo es el hogar eterno de los redimidos (Juan 14:1-3) quienes, en sus cuerpos glorificados (I Cor. 15:51-58) , vivirán en la presencia de Dios para siempre (I Tes. 4:17) en bendición final (Ap. 21, 22). El infierno es el lugar de castigo y sufrimiento eterno (Lucas 16:19-31) para los diablo, sus ángeles (Mateo 25:41) , y los no redimidos (Apocalipsis 20:10-15). Para mayor referencia, consulte la Sección X del fe bautista y Mensaje 2000 y Sección XI de la Declaración Doctrinal de la BMAA.

  • School Supply List | Calvary

    School Supply List click below

bottom of page